Historia

Club Deportivo Meco (Galactico)

El Club Deportivo Meco comenzó a jugar en la dehesa de la villa, terrenos en los que hoy se encuentran las piscinas.(Foto: Numero 1) Meco tiene su galaxia Baloncesto, natación, tenis, gimnasia rítmica, ciclismo y, cómo no, FUTBOL. El balompié levanta pasiones y, en la Villa, la bandera del deporte local la porta el Club Deportivo Meco. Su historia se remonta a antes de la guerra civil española, cuando se jugaba en cualquier descampando. El conjunto mequero es tambien galactico, sin envidiar a nadie por su historia. Ni Madrid ni Barcelona, Yo, Club Deportivo Meco. Así po­dría rezar el eslogan de uno de los múltiples aficionados que tiene el conjunto mequero, uno de los referen­tes deportivos de la Villa. Y es que el C.D. Meco nada tiene que envidiar, al menos en historia, a los grandes trans­atlánticos del balompié nacional. Como hemos dicho los origines del club se remontan a antes de la guerra civil. Y como en todos los casos los inicios no fueron faciles. Se co­mienza jugando en cualquier descam­pado, sin tener un lugar fijo hasta que, por fin, allá por la década de los cincuenta, se utiliza la Dehesa de la Vi­lla que son, para los que no se ubiquen, los terrenos que ahora forman parte de las actuales piscinas. Ese fue por aquel entonces, el lugar destinado a jugar de una manera más continuada. Asimismo, los quebraderos de cabeza no eran sólo eufemísticos, sino que bastante reales, puesto que, como anécdota, cabe destacar de esa época el juego con un duro balón de cuero, el cual obligaba a algu­nos jugadores a llevar boina para evitar males mayores. Aunque no es­taba formado el Club Deportivo Meco como un equipo federado, dispu­taba encuentros en liguillas de empre­sas junto a otros pueblos como Ca­marma de Esteruelas, Los Santos de la Humosa e industrias del entorno.De esta época se recuerda que nació la dura rivalidad con el pueblo vecino de Camarma de Esteruelas, (rivalidad de­portiva que aún hoy día continúa fi­nalizando en repetidas ocasiones los partidos con el apedreamiento del equipo visitante y huida de éstos últi­mos a su pueblo correspondiente (algo que afortunadamente en la actualidad ya no ocurre). Es a partir del año 1974 cuando, con D. Enrique de Lasén, D. José Martínez, D. Fran­cisco Blanco y D. Juan Manuel Sánchez en la directiva del club, se pasa de ju­gar en el campo de la Dehesa al campo de fútbol de El Pinar, quedando como sede social de la entidad el Bar Sánchez, lugar donde hoy día se guar­dan algunos de los trofeos que el conjunto viene acumulando a lo largo de su trayecto­ria. No obstante, aún pasarían unos años hasta que los jugadores pudie­ran disfrutar de vestuarios en dicho re­cinto, viéndose obligados a cambiarse de vestimenta y a ducharse tras los par­tidos en el edificio situado en la conocida Fuente del Huevo, edificio que posteriormente sería utilizado como Biblioteca Municipal. No es hasta el año 1976 cuando se construyen los vestuarios en el campo de El Pinar, coinci­diendo con la plantación del césped, traído de la residencia de ancianos Francisco de Vitoria. Aprovechando que lo iban a retirar de aquella zona, no dudaron las gentes del club, socios y simpatizantes incluidos, en echarse a la calle con los tractores y, en plan­chas de un metro cuadrado aproxima­damente, comenzaron en ese año con una operación que trajo consigo el que el campo fuera el único en el en­torno en tener césped (junto con el del Alcalá) despertando un gran interés en las gentes del pueblo que, unido a la buena marcha del equipo, hicieron que el club llegara a superar los trescientos cincuenta abonados. Es en el año 1974 cuando el CD Meco se inscribe como federado en la cate­goría de Adheridos, categoría que rá­pidamente se quedó pequeña y, de la mano de D.Felipe Peña y D.Francisco Sán­chez como entrenadores(se inscriben en la FFM el dia 01/09/1975), llevaron al equipo a Primera Regional en la tem­porada 79-80, destacando en esta emporada 'Grego', ya que quedó como máximo goleador de la catego­ría; contaremos como anecdota que por unos años la mascota del equipo, fue la Mona del Bar/Restaurant Sán­chez, acompañando al equipo en todos sus desplazamientos. En esa época de esplendor, sobre el año 1978, fue cuando se fraguó el torneo del Barco de Plata, llamado así por el trofeo que se daba al equipo vencedor que, con el paso del tiempo, quedó constituido como torneo de las fiestas patronales. Posteriormente llegaron unos años en que el equipo descendio de categoría, aunque una nueva hornada de juga­dores, mediados los ochenta, volvió a ascender al club a Primera Regional, llegando en uno de los años a man­tenerse invictos durante toda la temporada y perder un único partido en las postrimerias de ese campeonato con su maximo rival, el Camarma. También es a mediados de los años 80 cuando se forma el equipo de juveniles, con el fin de canalizar en los chavales su ilusión por el fútbol y posteriormente dar el salto al primer equipo, lle­gando a quedar segundos en la categoría Juvenil y de­rrotando (en uno de los dos enfrentamientos) al mismisimo y todo poderoso Alcalá, equipo campeón a la postre.

Según el artículo 22 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico así como en el Considerando (30) RGPD informamos de que este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de CookiesAceptar